24 de octubre de 2013

Cheesecake de mango

En primer lugar quiero disculpareme porque sé que últimamente he estado un poco perdida y no he publicado nuevas recetas en el blog. No se que me pasa que llevo dos semanas que se me pasa el tiempo volando y ni me entero, tanto que pensé que la última receta la había publicado la semana pasada y fué el día 9, no perdí la noción del tiempo sino lo siguiente. Quiero suponer que es porque tengo algunas cosas pendientes por aquí y nuevos proyectos en mente, así que a ver si me centro de nuevo y vuelvo a publicar más recetitas. 

Esta es la primera receta con la que voy a colaborar con Tiendeo, una página donde agrupan todos los catálogos y folletos de las tiendas de nuestro alrededor y ofrecen toda su información de utilidad; ofertas, horarios, direcciones, teléfonos, ... La verdad es que me emocioné mucho cuando leí su correo invitándome a colaborar con ellos, me explicaron que acaban de abrir un blog donde van a compartir recetas (ahí podrán encontrar algunas de mis recetas a partir de ahora), ideas para fiestas, decoración y muchas cosas más, así que no dejen de visitarlo que seguro les parecerá interesante, al menos a mi me lo parece.




Por cierto gracias Muriel por la receta, aunque la modifiqué un poco y la hice a mi manera si no me hubieses enviado esa receta no se me hubiese ocurrido hacerla.


Ingredientes:

- 1 paquete de galletas (tipo maría)
-75 gr mantequilla
- 500 ml leche
- 500 ml nata líquida
- 175 gr queso crema (yo utilicé mascarpone que tenía en la nevera)
- 5 cucharadas de leche condensada
- 2 sobres de cuajada Royal
- 2 mangos
- 3 hojas de gelatina neutra

Preparación:

1º  Trituramos las galletas con la picadora o con ayuda de un mortero.
2º  Añadimos la mantequilla derretida a las galletas trituradas y mezclamos bien.
3º  Vertemos la mezcla sobre un molde desmontable y, con la ayuda de una cuchara o de la palma de la mano, la extendemos por toda la superficie y la aplastamos hasta que quede lisa.
4º  Llevamos el molde al congelador.

5º Pelamos uno de los mangos y lo picamos en pequeños trozos.
6º  Reservamos una taza de leche y disolvemos los dos sobres de cuajada en ella.
7º El resto de la leche la ponemos en un caldero con la nata, la leche condensada y el queso a fuego medio-suave, removiendo de vez en cuando para ayudar a que el queso ligue con el resto de ingredientes. Cuando empiece a hervir (o veamos que está a punto) le añadimos la mezcla de leche y cuajada, removemos hasta que hierva.
8º Añadimos el mango picado y removemos. Apagamos el fuego.
9º  Sacamos el molde del congelador y vertemos la mezcla.
10º Dejamos templar y metemos a la nevera hasta que cuaje.
11º  Cuando veamos que pasadas un par de horas la tarta ha cuajado hidratamos las hojas de gelatina en agua fría unos 5 minutos. Mientras se hidrata la gelatina pelamos el otro mango y lo trituramos con la batidora.

12º Calentamos 5 cucharadas de agua aproximadamente y desleímos la gelatina en ella. Añadimos el mango triturado a el agua con la gelatina.
13º Vertemos esta mezcla sobre la tarta y la extendemos para que quede uniforme.
14º Metemos de nuevo a la nevera un par de horas y....
15º ¡¡Qué aproveche!!




Consejos y suegerencias:

- Podemos sustituir la leche condensada por azúcar y los mangos por mangas, ya que son más fáciles de comer y trocear porque no tienen "hilitos".
- La tarta debe estar mínimo 5 horas en la nevera.
- Cuanto más fría ésta tarta mejor, así que os aconsejo que la hagáis de un día para otro.
- Si tenéis el congelador lleno (como me pasó a mi) no os preocupéis, lo ponéis en la nevera y alargáis un poco el tiempo antes de sacarlo.


¡¡Nos vemos!!

2 comentarios:

  1. Pues esta cheesecake no tiene nada que envidiar a la de oreos! Me la apunto para la próxima1 Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, eso es, nos hacemos un intercambio de recetas de cheesecake.

      Besos

      Eliminar