7 de agosto de 2013

Bollos de leche condensada

Para ser sincera tengo que decir que, la primera vez que hice estos bollitos, me dieron la lata. Te pelearás con la masa y te darán ganas de mandarla a buscar viento fresco, pero si somos capaces de  controlar la masa (y a nosotros mismos) nos quedarán unos bollos estupendos, dignos de querer repetir la pelea. Están muy ricos y son ideales para el desayuno o la merienda, sobre todo para los más pequeños. Salen unas 13-14 unidades, según el tamaño que tengan.



Ingredientes:

- 500 gr de harina de fuerza (puede que necesites más)
- 25 gr levadura fresca prensada o 7 gr de levadura seca de panadero
- 200 ml agua o leche tibia
- 200 ml leche condensada
- 3 huevos + 1 huevo para pintar
- 1 cucharadita de sal
- 50 gr mantequilla a temperatura ambiente


Preparación:

1º Templamos el agua, desmigamos la levadura fresca y la desleímos con el agua. Dejamos reposar 15 minutos (si utilizamos levadura seca nos saltamos este paso y la mezclamos directamente con la harina).
2º Mientras, vamos preparando los demás ingredientes.
3º Ponemos la harina en un bol grande, añadimos la sal, la levadura seca, (si es el caso) y mezclamos.
4º Cuando hayan pasado los 15 minutos ponemos la mantequilla, los huevos, la leche condensada y el agua con la levadura en el bol donde tenemos la harina. Removemos con la ayuda de una cuchara de palo, hasta que nos cueste remover la mezcla.
5º Amasamos durante unos 20 minutos. Si vemos que la mezcla sigue muy líquida vamos añadiendo harina poco a poco, hasta que veamos que queda una masa algo pegajosa pero consistente (yo utilicé casi 750 gr de harina de la del mercadona, la cantidad dependerá de la marca de la harina).
7º Enharinamos otro bol (si puede ser mayor que en el que hemos amasado mejor) y ponemos la masa en él. Tapamos con un paño y dejamos levar (yo lo dejé levar unas 4-5 horas), veremos que triplica su tamaño.
8º Cuando haya levado enharinamos la encimera, sacamos la masa del bol y amasamos un poco para sacarle el aire.
9º Hacemos pequeñas bolas de masa y las ponemos sobre papel vegetal en la placa del horno (debemos dejar bastante espacio entre ellas, ya que doblarán el tamaño al levar de nuevo).
10º Dejamos levar otro par de horas (hasta que veamos que el tamaño ha duplicado o triplicado).
11º Precalentamos el horno a 180º y pintamos los bollos con huevo batido.
12º Una vez el horno esté caliente, metemos los bollos y los dejamos cocer unos 15 minutos (o hasta que estén doraditos, el tiempo va en base a cada horno).
13º Sacamos del horno, dejamos enfriar sobre una rejilla (si nos resistimos a meterles mano) y ¡listos para comer!


Consejos y sugerencias:

- Si el agua se os calienta demasiado porque os despistáis, déjenla templar antes de introducir la levadura. Yo la temperatura la calculo con el reverso de la mano, toco el agua con uno de los nudillos y si la noto a una temperatura agradable (que no me quema), está lista para desleír la levadura.
- Si véis que la masa queda líquida y tenéis que incorporar más harina, háganlo poco a poco y amasando bien antes de volver a echar más harina en la masa. Por lo que sé, la masa puede quedar más o menos líquida según la marca de harina que utilicemos, por eso se pone una cantidad de harina orientativa y luego vas añadiendo más si es necesario.
- Si vamos a utilizar levadura seca de panadero, nos saltaremos el proceso de desleír la levadura en el agua y esperar los 15 minutos,  directamente mezclaremos la levadura seca con la harina y añadiremos el agua tibia.

¡¡Nos vemos!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario